Simplicidad como epicentro de la UX

A la hora de diseñar una página web o una landing es muy importante tener en mente cómo nos va a percibir el usuario, haciendo de su estancia digital una experiencia agradable y sencilla. No es ninguna novedad encontrarnos navegando en una página desconocida y no saber qué tenemos que hacer o cómo avanzar (a veces incluso nos cuesta saberlo en webs ya conocidas), lo cual, puede llegar a frustrarnos.

UX y UI ¿en qué se diferencian?

La experiencia de usuario o UX (User Experience) hace referencia a las impresiones y emociones que una persona percibe al hacer uso o interactuar con un producto/servicio. Por ejemplo, una página web.

UX UI diseño web Bilbao

La interfaz de usuario o UI (User Interface), explicada de manera sencilla, hace referencia al “diseño gráfico” de nuestro site, girando en torno a la usabilidad web. Entran en juego las tipografías, las imágenes, la disposición de los elementos… que pretenden conectar al máximo con el usuario.

Ambas son complementarias, pues gran parte de la experiencia de usuario dependerá de la UI. Con una mala interfaz de usuario, no lograremos obtener una buena experiencia, mientras que si la UI es buena, lo normal es que sí.

Es decir:

  • ¿Qué queremos que el usuario sienta cuando entre en nuestra web?/¿Ha tenido buenas sensaciones?: Experiencia de usuario/UX
  • ¿Cómo vamos a hacer que el usuario sienta lo que queremos transmitir?/¿Qué vamos a hacer para que tenga una buena experiencia?: Interfaz de usuario/UI

Impulsar la sencillez, clave para la experiencia de usuario

La Real Academia Española define el adjetivo "simple" como aquello “sencillo, sin complicaciones ni dificultades”. Teniendo en cuenta que queremos gratificar y facilitar al usuario su estancia en nuestra web, ¿cómo podemos aplicar la sencillez para no causarle “complicaciones ni dificultades”?

El diseñador e informático americano John Maeda muestra en su libro “Las Leyes de la Simplicidad” diez "mandamientos" que describen cómo la búsqueda de lo simple se convierte en más que necesario a la hora de conseguir nuestros objetivos sin molestar al usuario.

Estas son las 10 leyes de la simplicidad según Maeda:

  1. Reducir: la manera más sencilla de alcanzar la simplicidad es mediante la reducción razonada.
  2. Organizar: la organización permite que un sistema complejo parezca más sencillo.
  3. Tiempo: el ahorro de tiempo simplifica las cosas.
  4. Aprendizaje: el conocimiento lo simplifica todo.
  5. Diferencias: la simplicidad y la complejidad se necesitan entre sí.
  6. Contexto: lo que se encuentra en el límite de la simplicidad también es relevante.
  7. Emoción: es preferible que haya más emociones a que haya menos.
  8. Confianza: confiamos en la simplicidad.
  9. Fracaso: en algunos casos nunca es posible alcanzar la simplicidad.
  10. La única: la simplicidad consiste en sustraer lo que es obvio y añadir lo específico.

sencillez UX UI diseño web Bilbao

Además, el diseñador americano propone tres claves básicas que deben ser consideradas en todas las decisiones de diseño:

  • Lejos: todo parece más simple cuando te alejas.
  • Abrir: la apertura simplifica la complejidad.
  • Energía: utiliza menos, gana más.

Aplicando estas tres claves, junto a las diez leyes anteriormente descritas, nos aseguraremos de que nuestro público consuma nuestros contenidos de manera grata y sin ningún tipo de problema.

UX UI vector diseño web Bilbao

Como conclusión

Menos es más. Cuantas más opciones, más complicado nos resulta conseguir lo que necesitamos. Es nuestro deber reducir al máximo la complejidad y facilitar al usuario la navegación.

Apple, Google, Netflix o Amazon son algunas de las grandes marcas que abogan por la simplicidad en sus diseños, generando una buena UX y logrando ser recordadas de manera positiva. Y tú, ¿a qué estás esperando?